Atajo de Navegación:

Entrevista a la Asesora de la CGPU, Desiree Solís Moreno, en Diálogos en Confianza, Canal 11. Tema: Navega segura, seguro lo logras. | Instituto Federal de Telecomunicacioness


Entrevista a la Asesora de la CGPU, Desiree Solís Moreno, en Diálogos en Confianza, Canal 11. Tema: Navega segura, seguro lo logras.

VOZ EN OFF: Es común que los padres publiquen fotos de sus hijos en las redes sociales para dar a conocer sus actividades, éxitos, vacaciones, momentos especiales con la familia, en la escuela y los avances en su desarrollo.

 

De acuerdo con diversos estudios, hay una gran cantidad de fotos, datos compartidos y almacenados de los menores en la red virtual que dejan una huella digital casi imposible de desaparecer.


Documentar la vida de los niños con fotos en las redes sociales, implica riesgos de seguridad, que van desde la posibilidad de secuestro, fraudes, recolección de datos, robo de identidad, la exposición a personas pedófilas y la trata de personas.

 

Pero también el sobreexponer la imagen de nuestros hijos en distintas actividades que tienen que ver más con la intimidad de la familia y el hogar, puede tener consecuencias psicológicas, porque se generan sentimientos de vergüenza, enojo, decepción y preocupación cuando los niños crecen y ven lo que se publicó sobre ellos.


Por esto, si te gusta compartir fotos de tus hijos en redes sociales, es importante seguir estas recomendaciones.

 

Prestar atención a la información o fotos que comparten de los niños en internet. Conocer las configuraciones de privacidad y respetar la intimidad de los menores.


Acompáñanos en Diálogos en Confianza para escuchar las reflexiones y recomendaciones de los especialistas en el tema. ¿Subo fotos de mis hijos a redes sociales?


LETICIA CARBAJAL, CONDUCTORA: ¿Qué tal? ¿Cómo están? Bienvenidos a Diálogos en Confianza. Hoy martes de familia, oiga, ¿usted subió fotos o sube fotos de sus hijos a redes sociales?

 

Yo vi muchas, muchas lamentablemente el día de ayer por el regreso a clases. Y, nada más le dejo una pregunta, ¿usted sabe a dónde puede llegar esa foto de su hijo o de su hija y los riesgos que puede tener al hacerlo? Bueno, este es nuestro tema de hoy. Ojalá nos acompañe. Subo fotos de mis hijos a redes sociales. Estamos completamente en vivo en la señal del Once.


Quiero saludar a Jimena Raya, quien estará junto con Magdalena Alejo en la interpretación en lengua de señas mexicana. Muchísimas gracias, Jime. Y, también quiero saludar con muchísimo gusto a Anahí, quien hoy está con nosotros. ¿Cómo estás, Anahí? y un fuerte abrazo a Susana. ¿Cómo estás?


ANAHÍ VÁZQUEZ, CONDUCTORA: Muy bien, y tú, querida Lety, pues qué gusto estar con ustedes, familia de Diálogos en Confianza. Les damos la bienvenida a las personas que se conectan ahora con nosotras y nosotros a través de la televisión, pero, pues ya saben ustedes, listísimos en redes sociales para leer sus comentarios, en el teléfono, ya irá apareciendo en pantalla, ya les daré más detalles, pero la idea es que hoy compartamos y construyamos en conjunto esta conversación, mi querida Leti.


LETICIA CARBAJAL: Así es, vamos a estar muy pendientes de todas sus preguntas y de todas sus dudas y, por supuesto, también de sus comentarios. Voy a presentar a nuestras dos invitadas y a nuestro invitado del día de hoy y quiero comenzar con decir Desiree Solís, ella es Asesora de la Coordinación General de Política del Usuario del Instituto Federal de Telecomunicaciones, IFT. ¿Cómo estás, Desiree?


DESIREE SOLÍS MORENO, ASESORA DE LA COORDINACIÓN GENERAL DE POLÍTICA DEL USUARIO DEL IFT: ¿Qué tal? Muchas gracias, agradecida, honrada de estar aquí.


LETICIA CARBAJAL: El honor es nuestro, gracias por aceptar esta invitación. También le doy la bienvenida a Iván Sánchez, él es consultor de ciberseguridad y redes sociales, especialista en seguridad ofensiva de Bishop Fox. ¿Cómo estás Iván?


IVÁN SÁNCHEZ, CONSULTOR DE CIBERSEGURIDAD Y REDES SOCIALES: Muy bien, muchas gracias y de nuevo gracias por la invitación.


LETICIA CARBAJAL: Gracias a ti por estar con nosotros. Carola Castellanos Bosch, ella es maestra en psicoterapia Gestalt, terapeuta familiar e hipnoterapeuta.


CAROLA CASTELLANOS BOSCH, MAESTRA EN PSICOTERAPIA GESTAL Y TERAPEUTA FAMILIAR: ¿Qué tal? Buenos días. Muchas gracias por la invitación.


LETICIA CARBAJAL: Muchísimas gracias a ti también por aceptar. ¿Cuáles, y quisiera empezar con esta pregunta, cuáles son los principales motivos por los que la mamá o el papá o ambos suben fotos de sus hijos o de sus hijas a redes sociales?


CAROLA CASTELLANOS BOSCH: Uno de los motivos es la necesidad de ser visto, de la mirada del otro, que bueno, siempre ha existido como decía Sartre "el verdadero infierno es la mirada del otro", porque no podemos hacer absolutamente nada y, aun así, queremos la mirada del otro, ese es el principal motivo.

 

También está la necesidad de compartir, creo que las redes sociales también han ayudado muchísimo a familiares que están lejos, en mi caso, por ejemplo, con mi familia que está en Argentina, pues es una forma de compartir.

 

Nos hemos vuelto esclavos a esa aprobación, a esa necesidad de definirme a través del like, a través de la mirada que tengo, que obtengo la respuesta en las redes sociales. Básicamente creo que esas son las necesidades.


LETICIA CARBAJAL: De repente se puede volver hasta obsesivo a estar subiendo fotos.

DESIREE SOLÍS MORENO: Sí. Claro, sí, como ya comentaba Carola, pues hay una necesidad de aprobación. También hay otra, que a lo mejor no es de aprobación, pero sí de documentar, o sea, me gusta tener cada recuerdo, cada momento y, también, no hay que dejar de lado que estamos tomando en cuenta, digamos las personas promedio que documentamos, subimos, etcétera, pero también hay otro sector que busca comercializar.

 

O sea, yo soy mamá, ya soy famosa, o voy en vías a hacerme famosa, vengan patrocinios, yo quiero publicitar los pañales, el talquito, la cremita, y siendo mi hijo, bebé, menor de edad, de meses, y ni un año ya tiene toda una huella digital de la carriola que usa, la marca de ropa, la marca de pañales. Entonces, pues ahí también, incluso hay una explotación comercial.

LETICIA CARBAJAL: Claro. Pero además escuchamos, Iván, muchas mamás, a muchos papás decir, bueno, sí, yo subo fotos a mis redes sociales, pero todo lo tengo súper privado, tengo 200 amigos nada más, todos son familia, amigos, y nadie puede ver esta foto, porque los que la están viendo, yo sé quiénes son. ¿Esto es real?


IVÁN SÁNCHEZ: Pues al final sale de nuestros límites. Internet por naturaleza se considera un medio inseguro. Cuando nosotros utilizamos la internet, esa es la concepción, la información va a pasar mediante un medio inseguro y por eso han surgido muchos mecanismos en pro de la privacidad, la seguridad, la autenticidad, etcétera.

 

Pero si eso, al final, el nivel de exposición que puede llegar a tener, a veces, no es el que nosotros creemos. ¿Por qué? Porque estas plataformas evolucionan, cambian, avanzan y no sólo tecnológicamente, sino también, en sus términos y condiciones también van modificándose como pasa el tiempo y conforme las necesidades, a veces comerciales, que requieren dichas compañías se ajustan, para cumplir regulaciones, para que no se metan en problemas por compartir o no compartir información, etcétera. Entonces a veces es difícil determinar con exactitud el nivel de exposición que va a tener algo que sale de mis límites, de mis propios dispositivos.

 

LETICIA CARBAJAL: Efectivamente. Ahora, hay herramientas de privacidad muy importantes y tenemos una cápsula sobre eso, Anahí.


ANAHÍ VÁZQUEZ: Me encantaría que nos acompañaran a verla, a ver a Alina Poulain, ella nos cuenta, precisamente, aunque es verdad que no es algo a ciencia cierta, sí es importante empezar a trabajarlas y a ponerlas en nuestras propias plataformas digitales. Yo sé que muchos de ustedes nos van a preguntar cómo se hace, pues vamos a escuchar a Alina porque nos va a explicar cómo.


ALINA POULAIN, ESPECIALISTA EN CIBERSEGURIDAD Y MANEJO DE CRISIS: La manera en la que podemos configurar la seguridad en plataformas como Facebook e Instagram es a través de la configuración general, existe una parte que dice privacidad y es ahí donde yo puedo determinar quién puede ver mi contenido general, quién puede ver mi información personal y, sobre todo, si yo ya posteo algo específicamente en el feed, puedo determinar si quiero que sea pública solamente ese posteo o si quiero que solamente lo vean mis amigos o solo lo vea yo.


Para que yo pueda definir quién ve mis fotografías en las redes sociales es importante que al momento en que estamos haciendo nuestro perfil, determinemos si va a ser un perfil privado o va a ser un perfil abierto.

 

Evidentemente, si queremos un nivel de seguridad mayor, podemos hacerlo con un perfil privado, pero cada posteo puede ser configurado de manera diferente, si es que nosotros lo queremos así.

 

Y, así determinar si solamente los contactos que yo tenga agregados, cómo mis amigos pueden verlo, o si incluso, mi perfil puede estar rankeando en Google para que puedan encontrarme de manera más fácil. Todo eso se determina a través de las configuraciones de privacidad y de seguridad de las redes sociales.


Para que nosotros podamos definir si una publicación puede ser abierta o cerrada dentro de las redes sociales para que los demás la vean, existe un mundito, existe un menú emergente, al menos lo existe en Facebook, en el cual nosotros podemos determinar si somos nosotros los que queremos ver esa publicación, nuestros amigos, o de manera abierta hacia el público. Son tres niveles de apertura, digamos, para que podamos ver esos posteos.

Hay que contemplar el contexto en el que están siendo tomadas las fotografías, si están tomando la fotografía en un edificio, en las vacaciones o en algún otro lugar, es fácil saber la ubicación, porque hay gente que puede saber qué otros edificios están alrededor o qué calles. Es muy importante hacer tomas cerradas de los niños o si es posible que no aparezcan los rostros de ellos y que tengan un entorno seguro para poderlas tomar.

 

LETICIA CARBAJAL: Muchísimas gracias a Alina Poulain por esta entrevista y, además por estas herramientas que ella nos muestra que existen en redes sociales, ya que decidimos publicar alguna foto de nuestros hijos.


¿Qué pasa? Si me doy cuenta, porque muchas veces podemos no darnos cuenta y en la mayoría de las veces sucede. ¿Qué pasa si alguien publica una foto de mi hijo?


DESIREE SOLÍS MORENO: Ya, pues ahí tenemos varios campos de acción, lo que yo les recomendaría, primeramente, instantáneamente, es reportar dentro de la misma aplicación. O sea, si es Instagram, Facebook, Twitter, hay apartados de denuncia a esta imagen y te salen ahí una serie de apartados. Es una foto mía, es una foto que tiene violencia, etcétera.

 

Inmediatamente después, obviamente hay características que delimitarán si se trata de algún delito local, federal, si no constituye un delito. Entonces yo les recomendaría el segundo paso, marcar al 080, que es el número de Guardia Nacional que se dedica a este tipo de delitos cibernéticos, ellos les van a dar la asesoría.

 

“Oiga, ¿sabe qué? Mi situación”, a ver, conoce o no conoce a la persona que la subió, es una foto que usted subió, es una foto que es hackeada, es una foto donde su hijo está vestido o no tiene ropa, es mi expareja la que está subiendo la foto, y ahí, les van a dar la orientación. El paso tres será, bueno, ir al Ministerio Público a levantar, pues, en su caso, la denuncia correspondiente.

Pero hay que tener mucho cuidado. Muchas veces, una foto de un niño que está jugando, que tiene ropa y que la sube alguna otra persona y que tú misma la subiste, difícilmente la van a bajar, porque no incumple los términos y condiciones de la plataforma.

 

Y, si tú misma fuiste la que la subiste, sí, pero yo no se la di a esa persona. Sí, pero como lo comentabas, “yo la subí, pero yo la tenía en mi perfil privado”. Bueno, pero alguna persona que sí tenía acceso a tu cuenta, pues le hizo screenshot o la compartió y puede ser sin ningún ánimo malicioso.

 

Puede ser algún familiar, amigo, bueno, es que es mi nieto y yo le saqué la foto al perfil de mi hija y yo lo estoy compartiendo con mi grupo de la tercera edad con el que me tomo el té y ahí empieza una difusión masiva.


Entonces, aunque tú lo subas en un perfil privado, debes de tener la certeza de que no hay garantía de que esa foto quede dentro de esos muros. Entonces, pues, tengan en cuenta que también hay policías cibernéticas estatales, entonces, también dependerá el lugar donde se haya cometido esto, digamos, el lugar geográfico, pero en cuanto sube a internet, el lugar geográfico es el mundo.


LETICIA CARBAJAL: Claro, por supuesto. Ahora, ¿qué pasa con los papás que de repente suben esta foto? ¿Qué les dirías, Iván? ¿Qué se tendrían que preguntar al momento de darle clic y darle subir? ¿Qué les dirías a todos estos papás que tienen esta costumbre?


IVÁN SÁNCHEZ: Pues, primero, que ellos mismos se internalicen la pregunta ¿para qué? ¿Para qué estoy subiendo esto? Para llenar una necesidad que es personal, o sea, que no tiene nada que ver con el niño, lo cual es válido.

 

Al final somos seres que viven en sociedad y buscamos aprobación de dicha sociedad en distintos círculos, familiares, amigos, familiares, incluso lejanos y, demás. Pero si es por llenar a veces esa necesidad, hay maneras más, tal vez, que te expongan o expongan a terceros menos, de poder llenarla y sentir esa satisfacción, porque al final es eso, lleno esa necesidad para sentir satisfacción y seguramente podrán compartirnos desde un punto de vista más psicológico esta relación.


Y, hay premios, tal vez pequeños, que podemos hacer o prácticas que podemos hacer para no exponer a alguien más a costa de mis propias necesidades. Lo que yo a veces recomiendo hacer es tomar la foto, toma las fotos que gustes, tu dispositivo al final es tuyo, tiene mecanismo de seguridad y, demás, toma las que gustes y si quieres subir algo, sube algo sobre el lugar que estés.

 

Unas plantas, que el edificio se vea bonito, un puente, que fuiste a las cataratas de no sé dónde, pon la catarata, pero, pues a tus familiares no hay como que esa necesidad y eso va a llenar, justamente la necesidad de aprobación.

 

Lo voy a subir, me voy a sentir bien, porque la gente va a saber que estoy disfrutando de un buen fin de semana, ¿en compañía de quién? eso tal vez es irrelevante, pero ya cumplí con el objetivo.


Entonces, otra de las situaciones que podríamos llegar a practicar es subirlas cuando ya no estemos en esos lugares. O sea, tomamos cien fotos, llegamos a casa, tal vez un par de días después, me tomo el tiempo de ver, “ah, esta me gustó, esta me gustaría que las personas también a mi alrededor, en mis círculos sociales la vean, la difundo, y punto”. Entonces son tal vez unas prácticas muy puntuales, pequeñas, pero que sirven para llenar esta necesidad, sino también, los riesgos de exponer a, sobre todo, los menores.


LETICIA CARBAJAL: Hay muchísima gente que de repente ves en tus vacaciones o en algún restaurante donde estés o entrando al cine haciendo en vivos, “y en este momento estamos llegando” y, si te quedas pensando, cuánta gente te puede ver y puede ser muy peligroso. Y nos hemos enterado de mucha gente que dice que mientras estaba haciendo su en vivo estaban asaltando su casa, se estaban metiendo ladrones, o sea, es real, hay mucha gente que tú no sabes, pero te están observando.


CAROLA CASTELLANOS BOSCH: Y es paradójico, ¿no?, porque nos quejamos de la inseguridad y de la falta de privacidad, pero muchas veces también, y me incluyo, fomentamos, o damos la información necesaria para...


LETICIA CARBAJAL: Exactamente. ¿Seguimos con redes sociales?


ANAHÍ VÁZQUEZ: Me encantaría compartirles a todas las personas que también ya nos están viendo ahorita en televisión, algunos de los mensajes que ya hemos recibido desde el inicio de esta transmisión, que la idea es opinar.

 

Esa es la importancia y que ustedes construyan la conversación. Les comparto este que me pide justo, que es anónimo. Dice, en mi caso yo solo subo fotografías cuando se trata de un momento especial y, aun así, me da pendiente. Tengo una sobrina a la que siempre están compartiendo fotos en las redes y créanme que sí me preocupa, ya que su mamá se le hace muy normal tomarles fotos con uniforme. Al lugar que va a pasear, también pone, incluso las ubicaciones. Al parecer, desconoce el peligro que pueden ser las redes para un menor de edad.


Lorena del Sordo dice: buen día, exponer las fotos de nuestros hijos en las redes considero puede resultar muy peligroso, sobre todo, cuando son pequeños, porque hay personas que están al acecho como animales salvajes para poder usarlos en hechos que no deberían.

 

Si bien es cierto que hay personas que se sienten felices y orgullosos de sus hijos e hijas y quieren compartir esos momentos felices con ellos, también es cierto que muchas personas lo hacen como una forma consciente e inconsciente de presumir la situación en la que se encuentran.


Alex, "el scout" Ramírez a través de YouTube dice: el cuidado de los niños es muy importante, pero no es justo colgarse de los hijos para tener fama. El problema es que no conocemos los alcances del problema de subir una fotografía.


No subo fotos ni mías, nos dice Fernanda. Jamás subiría fotos de ningún niño, si no hago ni de mí. Me han llamado, entre comillas, nos pone rara por no subir fotos. Pero las personas me parecen muy confiadas al subir fotos cuando cualquiera puede apropiarse de ellas, saber dónde estás, hacer mal uso de eso, es peligroso, nos dice Fernanda.


¿Cómo puedo buscar la aplicación? Bueno, a esto ya luego te lo contaré Alex Hernández Garibay más al rato, porque nos dice dónde puedo verlos en la transmisión en vivo. Luego les enseñaremos, y les subiremos en redes sociales, cómo descargar la aplicación de Once Más para que ustedes puedan disfrutar en este momento de la transmisión en vivo y de muchos programas más del Once.


Y, también recordarles en este momento, porque me están preguntando del teléfono, 55 51 66 40 00, también estoy recibiendo sus llamadas para estarlas compartiendo con los especialistas.

Alex Hernández Garibay dice: los derechos son buenos, pero hay algo importante que no están diciendo las obligaciones que se deben de cumplir.


Alex, diste entrada, perfecto a una cápsula que tenemos preparada para ustedes. Tenemos a una entrevista con Héctor Guzmán Rodríguez. Él es abogado especialista específicamente de estos temas. Es importante que los empezamos a conocer y los pongamos en la mesa. Vamos a escucharlo y regresamos a conversarlo.


HÉCTOR GUZMÁN RODRÍGUEZ, ABOGADO ESPECIALISTA EN PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES: Cuando subimos fotos de nuestros hijos a las redes sociales podemos incurrir en la violación de sus derechos a la privacidad y a la protección de sus datos personales.

 

Las fotos que se suben a las redes sociales pueden generar un problema de control. Las fotos que subimos a las redes sociales realmente salen de nuestra capacidad de borrado, de nuestra capacidad de control, prácticamente en el instante en que las hemos subido.

 

Nosotros creemos que a lo mejor me arrepiento y 10 segundos después, 5 segundos después, la borro y ya no pasó nada. Y, sin embargo, hacer un pantallazo o descargar directamente la imagen desde una red social es sumamente fácil y, encima, sumamente común.

Las fotos de nuestros hijos en las vacaciones, en el verano, en traje de baño, en bikini, son súper peligrosas de subir, estamos generando contenido que posteriormente los algoritmos de los buscadores catalogan como niño, traje de baño, verano, y otras personas totalmente malintencionadas pueden estar haciendo búsquedas, y vamos a llamarles por su nombre, gente pedófila, puede estar haciendo búsquedas de menores de edad en traje de baño.

 

Con eso estamos creando un riesgo. Publicar a qué escuela asisten nuestros hijos con su uniforme, están saliendo del festival, estamos brindando información muy específica de la ubicación de nuestros hijos en lugares donde la seguridad es un factor que se debe tomar en cuenta. No deberíamos estar publicando o facilitando la ubicación de nuestros hijos, ¿dónde viven? ¿A qué escuela van? ¿A qué centros convencionales acuden? Entonces, hay que tener mucho cuidado con estas imágenes.


Las medidas de seguridad que debemos de adoptar a la hora de subir imágenes en redes sociales de nuestros hijos o de adolescentes, niños, no se limitan a las medidas tecnológicas. Realmente, la primera medida es el sentido común y ya sabemos que es el menos común de los sentidos.

 

Pero adoptar criterios de qué realmente quiero compartir, qué me gustaría encontrarme de aquí a unos meses en un contenido. Si a mi hijo, si a mi hija quisiera que le estuviera viendo un extraño para ver si se le ve bien un traje de baño.

 

O, si estoy exponiendo a mi hijo a una situación relativamente vergonzosa y dentro de cinco años que él se encuentre en la red social no le va a gustar esa imagen. Esa es la primera medida que tenemos que tomar, somos un filtro del contenido en las redes sociales que hacemos de nuestros hijos.

 

Somos el primer filtro. Definitivamente el ponernos en la posición de ellos y, además, reconocer que tienen derechos por muy pequeños que sean, un derecho a su privacidad, un derecho a la protección de sus datos, eso de verdad ya constituye una medida de seguridad en sí mismo.


LETICIA CARBAJAL: Muchísimas, muchísimas gracias por esta entrevista a Héctor Guzmán. Y bueno, hablando de esto, ¿Qué sucede si mi hijo de 14, de 15 años?, porque de repente, pregúntale a tu hijo si quiere, bueno, sabemos que un niño de 3, 4 años, recién nacido, obviamente, no va a tener la capacidad de decidir y no saben qué es bueno, qué es malo.

 

¿Pero qué pasa, por ejemplo, si un menor de 13, 14, 10 años, 11 años, que ya tiene esa capacidad de saber que su foto está en esa red social, te dice, no, no mamá, no quiero que la subas, y la mamá no hace caso?, o sea, ¿qué puede hacer el niño?

 

Sabemos que tiene derecho, pero ¿cómo ejercerlo? Porque siempre se marca como de, a partir de los 18, pero ¿qué pasa si un niño dice, mi mamá no me está haciendo caso y sigue subiendo fotos a redes sociales y no tiene mi consentimiento? ¿Qué se puede hacer?


DESIREE SOLÍS MORENO: Claro, pues sí, mira, como lo comentas, ya a cierta edad los adolescentes empiezan a discernir sus gustos, su identidad, su personalidad, y puede diferir de, “oye, a mí no me gusta lo que tú estás haciendo con mi imagen”.

 

Entonces que sepan que, sí tienen derechos y, que sí, tienen cómo ejercerlos. Hay procuradurías de protección de derechos de los niños, hay una federal y hay locales. Entonces, el niño puede ir por sí mismo a esas procuradurías, obviamente, lo recomendable es que se apoye de otro adulto.

 

Si son dos papás o si son divorciados, etcétera, si tienen una patria compartida, hay alguien en la custodia, acompañarse del otro tutor, decirle, “oye, no me está gustando lo que hace mi papá o mi mamá con mi imagen, con mis fotos, ayúdame”, ¿qué puedo hacer? Entonces está esta procuraduría. Y, también, bueno, si no hay un cambio en esa conducta, pues claro, que hay medios jurisdiccionales.

 

Hay que tomar en cuenta ya hay algunos precedentes, sobre todo en Europa, que van siempre un poco más adelante en este tipo de legislaciones. Ya hay antecedentes en Italia, en Francia y el Reino Unido de adolescentes que han demandado sus propios padres por la huella digital que les han generado sin su consentimiento.

 

Y, sobre todo, de aquellos, justo estos padres, que se niegan a decir, “oye, no, pues yo las tomé, son mis fotos, son mis recuerdos y no me importa tu opinión”. Ah, bueno, pues yo acudo y hay casos de multas e incluso en Francia ya también hay cárcel.

 

Entonces poner las barbas a remojar y ser conscientes. No llegar a estos extremos, ser conscientes, escuchar empáticamente los deseos del menor de edad y sobre todo es un tema de seguridad.


CAROLA CASTELLANOS BOSCH: Puede ser hasta, incluso, un tema de violencia, si no estás respetando lo que tu hijo te está diciendo.


LETICIA CARBAJAL: Efectivamente y, bueno regresando del corte ya no nos da tiempo, pero regresando del corte les vamos a mostrar justo un testimonio de una jovencita de 13 años que bueno eso fue lo que le pidió a su mamá.


Ahora, qué pasa, ya subí las fotos de mis hijos, estoy viendo Diálogos en Confianza me estoy arrepintiendo en este momento de todas esas fotos, las borro, pero qué pasa, si ya las borré, ¿ya no existen, Iván?


IVÁN SÁNCHEZ: No, no se borran definitivamente. Entonces hay que tener en cuenta eso. No tenemos el control como lo dijimos. No es como en mi propia computadora yo borro la foto.

 

Hay todo un, le llamamos orquestamiento a la hora de intentar traer datos que son antiguos. ¿Por qué? Porque las empresas tecnológicas al final son eso, empresas, tienen los datos almacenados en distintos tipos de almacenamiento, algunos más rápidos, otros más lentos.

 

Pero sí, muchas veces, no sé si alguien del público lo ha intentado hacer, pedirle a algún proveedor de redes sociales o de algún servicio una copia de todos tus datos, no te la dan al momento.

 

O sea, te dicen, estás haciendo esta petición hoy, al menos va a tardar tres, cinco días en que yo pueda recopilar toda la información y mandártela de vuelta. Entonces, pues eso habla de que, no está tan a la mano la información y, de que, sí es un proceso al menos que demora por todas estas razones que implican en el área tecnológica.


LETICIA CARBAJAL: Muy bien. Anahí.


ANAHÍ VÁZQUEZ: Me gustaría leerles este, me imagino que podemos desarrollarlo tal vez regresando del corte en otros bloques, porque ahora la pregunta que hace Guadalupe López a través de YouTube es: quiero saber, en el caso de, ya dijeron de los papás, ¿pero qué pasa cuando suben a Facebook o a TikTok las escuelas contenido de nuestros hijos, sin preguntarnos y no hay ninguna duda, ¿hay alguna consecuencia sobre eso? ¿Puedo tener acciones o puedo hacer algunas actividades alrededor de esa acción de las escuelas? Nos pregunta Guadalupe López. Esto se los dejo ahí en el tintero para que lo hablemos más adelante.

Tenemos este comentario de Alex que dice: todas las publicaciones de las personas que hacemos deberíamos de preguntarles si quieren o no salir a nuestras redes sociales, hay que ser mucho más conscientes de que, no solamente son nuestros seguidores, sino también ellos tendrán una huella digital con esas fotos.


Vamos a hacer una pausa rapidísima y regresamos para seguir conversando sobre este tema, así que no se vayan.


VOZ EN OFF: Si bien internet representa una herramienta fundamental que nos permite estar interconectados con las personas de manera inmediata o tener acceso a múltiples contenidos, es importante seguir medidas de ciberseguridad para evitar riesgos y consecuencias.

 

Para promover la seguridad y la confianza de las personas usuarias de internet, el Instituto Federal de Telecomunicaciones, IFT, en coordinación con otros organismos, lanzó la convocatoria de la segunda edición del concurso nacional de video, "Navega Segura, Seguro lo logras". El enfoque es promover la seguridad y la confianza de las usuarias niñas, adolescentes y mujeres de internet.


En México, casi 48.4 millones de mujeres de 6 años en adelante utilizaron internet en 2022, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares, ENDUTIH, del INEGI.


En el concurso podrán participar niñas, adolescentes y mujeres mexicanas bajo las siguientes tres categorías, de 7 a 11 años, de 12 a 17 años, y de 18 años en adelante. La convocatoria se puede consultar en la siguiente página: ciberseguridad.ift.org.mx, y te puedes registrar hasta el 30 de septiembre de 2023.


En México, niñas, niños y adolescentes tienen derecho a la intimidad personal y familiar, así como a la protección de sus datos personales. Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

 

VOZ EN OFF: Me parece necesario proteger a los niños menores de edad que no tienen voz para hablar contra las imágenes compartidas en línea por sus padres. Anja Stevic, investigadora de la Universidad de Viena.


TESTIMONIO ANÓNIMO: Me gustaría contar mi historia con mi hija de 13 años. Yo abrí mi Facebook hace ya un poco más de 10 años y en el transcurso de este tiempo he estado subiendo fotografías de ella. De más pequeña ella no decía nada, pero en la actualidad ella ya me comienza a decir que las fotografías no le gustan.


TESTIMONIO ANÓNIMO 2: Tengo 13 años, mi mamá subía fotos de mí más pequeña a sus redes sociales, que en este caso era Facebook y, en lo personal, a mí algunas me incomodaban, porque era cuando estaba pequeña y ese tipo de fotos salía con la cara manchada o hacía cosas que normalmente de pequeños no nos percatamos que en el futuro nos van a dar vergüenza.


TESTIMONIO ANÓNIMO: O siente que si sus amigos la ven puedan tener burla por parte de ellos. Sin embargo, yo le he comentado que todas mis fotografías se encuentran dentro de un grupo familiar y de amigos, algo muy personal.


TESTIMONIO ANÓNIMO 2: Esas fotos son para que se mantengan en casa y no se compartan entre amigos, porque al rato me pueden hacer memes y yo no quiero.


TESTIMONIO ANÓNIMO: Yo considero que ella de más pequeña no se quejaba o no le molestaba por lo mismo, que estaba más chiquita y no ponía atención a lo que yo hacía.


TESTIMONIO ANÓNIMO 2: Bueno yo me percaté porque luego veía el celular de mi mamá y llegaban notificaciones dándole likes o corazones y de repente vi que eran fotos mías y, yo, así como no, no puede ser.

 

Y, le decía: “oye mamá fíjate que estas fotos no me gustan o me incomoda que las subas porque, pues no salgo bien”. Ella me decía: no es que son para amigos y familia no te preocupes. Mi mamá después de un tiempo me hizo caso y borró las fotos y, pues algunas todavía las sube, pero o me pregunta si las puede subir o no.


TESTIMONIO ANÓNIMO: Yo aprendo que tengo que respetar su voluntad. El hecho de que diga sabes qué, mamá esta foto no me gusta por favor quítala, lo tengo que aceptar, respetar. Porque de igual manera me pongo en su lugar y digo “si yo salgo en una fotografía y no me gusta cómo me veo, pues se los pido a ellas y ella también la elimina”.


TESTIMONIO ANÓNIMO 2: Para mí que me tome en cuenta, porque ese tipo de fotos, pues realmente son mías y es mi privacidad. Y, también por ejemplo si yo llego a subir fotos de ella o le tomo fotos y le pregunto oye me las puedo quedar o las borro. Y ella me dice quédatelas o no las subas a ningún lado o bórralas.


Que, si tienen hijos y no les gustan las fotos de cualquier momento, no las anden subiendo porque se siente muy feo.


LETICICA CARBAJAL: Muchísimas gracias por este testimonio, gracias a ambas y felicidades por esta comunicación que tienen en cuestión de decidir y de respetar que quieras o no quieras que tu foto esté en redes sociales. Eso, justo esto que vimos creo que es lo ideal.


DESIREE SOLÍS MORENO, ASESORA DE LA COORDINACIÓN GENERAL DE POLÍTICA DEL USUARIO DEL IFT: Claro, si un diálogo abierto, empático y respetuoso.


LETICIA CARBAJAL: Escuchar a nuestros jóvenes, a nuestros niños y a nuestros adolescentes.

CAROLA CASTELLANOS BOSCH, MAESTRA EN PSICOTERAPIA GESTAL Y TERAPEUTA FAMILIAR: Y, como padres también tener consciente cuáles son nuestros límites con nuestros hijos. No nos pertenecen, no son propiedad nuestra.


LETICIA CARBAJAL: Efectivamente. Si escuchábamos "Navega Segura, Seguro lo logras", cuéntanos un poquito rápidamente de qué se trata este concurso súper interesante.


DESIREE SOLÍS MORENO: En el Instituto Federal de Telecomunicaciones estamos súper contentos de lanzar este proyecto. Es una convocatoria en su segunda edición. El año pasado salió y, bueno, esa es la segunda edición.

 

Este año va enfocado a mujeres. ¿De qué trata este concurso? Es en materia de ciberseguridad y, bueno, como ya escucharon las estadísticas apuntalan a que el de mujeres es el más vulnerado en el ambiente digital, en el ciberespacio.


Y, para participar tienen que hacer un video de máximo dos minutos en el que aborden las temáticas en vienen en las bases que, básicamente son aquellas de violencia digital hacia las mujeres, como difusión no consentida de contenido íntimo, violencia hacia las mujeres, grooming, fraping, el derecho a las mujeres a una vida sin violencia.

 

Es una cápsula, un video de dos minutos, lo pueden tomar con su celular, con un video, es a manera de la creatividad que las participantes elijan. No necesariamente tiene que ser video de personas, pueden ser animaciones, caricaturas, minidocumental, test, top 10, top 3.  Puede ser en español, en alguna lengua indígena.


Este es un concurso a nivel nacional, todas las mujeres que radiquen en la República mexicana pueden participar y contamos con tres categorías. La primera es para niñas de 7 a 11 años de edad; la segunda es para adolescentes de 12 a 17 y la tercera categoría va de mujeres adultas de 18 años y sin límite de edad.

 

Todavía las personas de la tercera edad están incluidas, no queremos que nadie se quede atrás porque este ambiente digital ahora nos aborda a todos. Necesitamos que absolutamente todas las categorías de estas edades tengamos este aprendizaje, esta alfabetización, esta concientización del riesgo de navegar sin las precauciones necesarias.


Los premios están súper interesantes, son computadoras de alta gama, tabletas, entonces aparte de que se van a concientizar, van a aprender, pueden ganar premios que les pueden servir su vida laboral, profesional, para mi trabajo, para seguirme preparando académicamente.

 

Entonces, por favor inscríbanse, tienen hasta el 30 de septiembre para hacer la inscripción y tienen hasta el 29 de octubre para mandar el video, entonces todavía tienen una cancha más. Ahorita pueden solamente inscribirse, métanse, por favor, en el micrositio de ciberseguridad del IFT, ahí es donde se hace la inscripción.


Y, también aprovechando, en este micrositio de ciberseguridad pueden encontrar materiales de protección que van dirigidos a esos sectores, a mujeres, a padres de familia, a niños y niños, aquí van a encontrar videos, infografías, guías, todo esto que estamos platicando, para que, si quieren retroalimentarse y no tener que estar repitiendo el programa, ahí hay basta bibliografía en las que ustedes pueden consultar y pues aprender a navegar seguros.


LETICIA CARBAJAL: Pues no se lo pierdan, les recuerdo que toda esta información que acaba de dar, Desiree también la vamos a subir a las redes de Diálogos en Confianza por si estás interesada en participar, bueno, pues ahí te vamos a dejar en nuestras redes toda esta información de este concurso que de verdad está increíble y que además pues nos va a ayudar muchísimo a todas las mujeres. Gracias, gracias, Desiree.


A ver, escuchábamos hace un momento un comentario que nos hacía llegar Anahí, una pregunta, ¿qué sucede cuando en las escuelas están subiendo videos, información de nuestros hijos sin nuestro consentimiento? Ahí, ¿qué se hace?


ANAHÍ VÁZQUEZ, CONDUCTORA: Y, yo quiero agregar un punto, porque suma a esto, dice Ángeles Cruz: la escuela secundaria nos hizo firmar un documento donde debemos autorizar una foto al menos de nuestros hijos en las actividades, dicho documento debía estar firmado como parte del reglamento escolar. Se suma con el comentario que leí antes de la pausa.


LETICIA CARBAJAL: ¿Qué pasa ahí? ¿Qué sucede?


DESIREE SOLÍS MORENO: Pues vaya, los derechos no son negociables. Yo no puedo firmar un acuerdo en el que yo voluntariamente decida ser esclava o etcétera. Bueno, aquí claramente, pues es una violación a los derechos de la intimidad, la imagen, inclusive puede ser el honor de estos menores de edad, y que, tanto los padres y como las escuelas que tienen menores de edad están obligadísimos a respetar esta imagen y privacidad e intimidad de los menores.

 

Entonces, esta práctica, este acuerdo, reglamento, lo que les hayan hecho firmar, pues es totalmente inválido, y los padres de familia pueden hacer ejercicio de la Ley de Protección de Datos Personales en manos de personas privadas, entonces, primeramente, porque está el derecho, los derechos arco, de esta acción, cancelación, rectificación, etcétera, ¿Sabes qué? Porque aun suponiendo sin conceder que yo te haya autorizado este tipo de fotografías o videos, yo en cualquier momento puedo retirarte este derecho de mi difusión.


Entonces, partimos de que es totalmente inválido, suponiendo y sin conceder que ya te di permiso, te lo puedo retirar, entonces existen los mecanismos, se puede acudir ante el INAI o también por medios jurisdiccionales.

 

Pero, pues digamos que lo mejor, lo primero siempre es el diálogo, la conciliación, hacerle saber a la escuela que lo que está haciendo está mal, y bueno, también, incluso esto puede llegar con las autoridades educativas, y no sé si se trate de alguna escuela pública o privada, pero, pues claro que también pueden tener sanciones.


LETICIA CARBAJAL: Muy bien. Ahora, Iván, la costumbre, yo, por ejemplo, en lo personal tenemos un chat de familia y entonces subimos ahí si subimos que, si estamos desayunando, que, si estamos en tal lado y la foto chistosa con el papá o digo, en lo personal, y yo sé que muchas familias acostumbramos a hacer eso, ya en tema privado de WhatsApp, ¿ahí también se corre peligro?


IVÁN SÁNCHEZ, CONSULTOR DE CIBERSEGURIDAD Y REDES SOCIALES: Yo creo que ahí el peligro se aminora bastante porque como comentas es un es un círculo más cerrado, tal vez entre hermanos, entre familia nuclear y demás, porque, pues bueno, estamos exponiéndonos a personas que nos conocen ya en otro tipo de situaciones.

 

Con los hermanos crecemos, vivimos en casa con papás, y se da mucho esto, que compartes ya hay que una fotógrafa que yo me caí, mi hermano me toma una foto, y ya la compartí ahí para que los demás se rían, es bastante común.

 

Y, también hay mecanismos que distintos proveedores de mensajería, de redes sociales han implementado para poder hacer la difusión momentánea y poder frenar un poco también esta esta capacidad de difusión masiva del contenido digital.

 

Por ejemplo, si no estoy mal, WhatsApp, por ejemplo, implementa lo que le llaman fotografías que se autodestruyen, o sea, la puedes mandar, la abres, la visualizas, te ríes, si tienes a alguien al lado, tal vez le muestras al de al lado, pero más que eso ya es más complicado hacerlo.

 

Ahora, como comentamos también anteriormente. Todo conlleva un riesgo y el riesgo ahí se aminora bastante, pero no se desaparece por completo, siempre va a haber un riesgo, nosotros lo estamos asumiendo, asumimos que es un círculo de confianza que también eso es importante, la internet también se rige por mecanismos de confianza y, pues bueno, obviamente, habrá círculos donde, pues habrá temas expuestos, habrá gente de distinto índole, ya más más abierto, donde estos mecanismos ya no sean suficientes.

 

Porque cuando alguien quiere hacer algo, busca la contramedida a estas a estas políticas, estos mecanismos para poder lograrlo. Entonces, siempre es importante acotar, definir en qué sí, en qué no, donde sí, dónde puedo utilizarlo, y demás.


LETICIA CARBAJAL: Así es. Ahora, ¿qué consecuencias emocionales puede tener en un joven, adolescente, en un niño, el hecho de que te expongan de formas a veces muy vergonzosas ya?

CAROLA CASTELLANOS BOSCH: Muchísimas, sobre todo, en la adolescencia que es donde estás construyendo tu identidad, tu personalidad, sentirte expuesto en situaciones, justamente, que pueden dar pie a que te hagan bullying, a que te hagan un meme como decía la niña, o en situaciones donde simplemente no quisieras que los demás te vean, puede afectar muchísimo esa construcción de identidad, mi autopercepción, mi autoestima, conflicto con mi autoimagen, sentirme completamente, o sea, que mi identidad está siendo vulnerada sin mi propio consentimiento.


Entonces, ahora que estaba reflexionando que, como padres, muchas veces sentimos que nuestros hijos nos pertenecen, y tomamos decisiones siempre, bueno, esperando que sea lo mejor para ellos, pero en el caso de las fotos en las redes, no hay un objetivo en pro de los niños, digamos, porque yo puedo tomar la decisión de elegir determinada escuela, determinada educación, en cambio cuando yo estoy subiendo una foto de un hijo o una hija, estoy satisfaciendo mi necesidad, por encima de lo que le está pasando al niño o a la niña.


Entonces, creo que hay que replantearse mis límites, o sea, hasta donde estoy haciéndolo para mí, olvidándome de qué va a pasar con ese niño, porque aparte yo como mamá, puedo ver esa foto con ojos de madre. En las redes no va a pasar eso y cuando ese hijo, esa hija crezca, no lo va a ver con esos ojos. Entonces, tiene mucho que ver con el respeto hacia el otro.

LETICIA CARBAJAL: Pocas veces leemos estos términos de privacidad y siempre que abres una red social y que acepto términos y condiciones y le das a aceptar términos y condiciones y le das a aceptar porque sí, no voy a no voy a perder el tiempo leyendo todo eso. Grave error porque pues ahí vienen cláusulas que te que te pueden poner en alerta.

 

Ahora, también, pues tal vez muy pocos papás o no lo sé, no generalizo obviamente, saben que hay una ley que protege el derecho a la intimidad de los niños, ¿qué artículo es Desiree? ¿En qué fracción puede decir el papá? Investiguen y lean para que vean que está en la ley plasmada.

DESIREE SOLÍS MORENO: Claro, es el artículo 13 en la facción 17 de la Ley General de Derechos de las Niñas, Niños, y Adolescentes, ahí explícitamente, sin lugar a duda, sin interpretación, dice: derecho a la intimidad de los niños, niñas, y adolescentes.

 

Entonces, deben de tener súper claro que es derecho de los niños, es obligación de los padres procurar el interés superior del menor, entonces, ese derecho se cubre cuando no hay injerencias arbitrarias por parte de absolutamente nadie, incluidos los propios padres, de injerencias arbitrarias a su vida, a su intimidad, a su domicilio, a su imagen, a su honor, y a su reputación.


LETICIA CARBAJAL: Muy bien, bueno, pues ahí para que lo tengan en cuenta, lo lean y, pues obviamente estemos enterados porque la desinformación…


CAROLA CASTELLANOS BOSCH: En las escuelas deberían de ponerlo. De compartirlo a los chicos, para que los chicos también sepan qué hacer si no están de acuerdo.


LETICIA CARBAJAL: Efectivamente. Bueno, vamos a la segunda parte si le parece de esta entrevista que le realizamos a Héctor Guzmán Rodríguez, abogado especialista en protección de datos personales.


HÉCTOR GUZMÁN RODRÍGUEZ, ABOGADO ESPECIALISTA EN PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES: A ver, en México existen de manera un poco dispersa disposiciones que protegen a los niños, a las niñas, a los adolescentes, en relación con el tratamiento de sus datos personales, y en particular, con el manejo y con la publicación de sus imágenes en redes sociales.

 

La Ley Federal de Protección de Datos Personales en posición de los particulares es una de ellas y, en segundo lugar, la Ley para Proteger los Derechos de los Niños, Niñas, y Adolescentes, es también una ley en la cual, además, hay un capítulo específico sobre la protección de su derecho a la privacidad. Las empresas, por supuesto, tienen que adoptar medidas para obtener los datos también de menores de edad, es algo que muchas veces se pasa por alto.


Y, actualmente la autoridad nacional encargada de vigilar que hagamos esto, que es el INAI, está efectuando verdaderas revisiones de cómo se está obteniendo el consentimiento para el tratamiento de este tipo de datos de menores de edad.

 

Creo que no estamos completamente alejados del escenario internacional en materia de protección, pero estamos cortos en cuanto a la realidad, que es la edad mínima para acceder al mundo digital.

 

Porque nuestras leyes, en particular la de datos personales, consideran al menor de edad de 15, 16, 17, 18 años, hasta los 18 años cumplidos y, realmente ellos ya están actuando en el mundo digital desde mucho antes. Entonces, hay un desfase, en otros países ya manejan un consentimiento a partir de los 14, 13 años, y es más realista.


Recomendaciones para los padres que suben fotos de sus hijos a las redes sociales. Lo primero que tendríamos que entender y documentarnos y, además con una simple búsqueda lo podemos hacer, es cuáles son los riesgos de exagerar la distribución de este contenido de nuestra familia en las redes sociales, y de nuestro propio contenido, de nuestra propia imagen e información.

 

Tendríamos que entender que, no debemos de participar en la cadena de distribución de contenido que pueda afectar a un menor de edad, o incluso un mayor de edad. Va más allá de medidas técnicas de seguridad, va de ser empáticos y de ponernos en el lugar de las otras personas, y no participar en eso que en un par de años podría ser la humillación, o el estrés, la angustia emocional de una persona que ahorita tiene 13, 12, 15 años y no tiene la capacidad de decidir sobre quién está subiendo su contenido en la red y pasado mañana, el que sea mayor de edad y vea lo que está ahí, a lo mejor le ocasionamos un daño muy grave.


LETICIA CARBAJAL: Gracias Héctor Guzmán por esta entrevista para Diálogos en Confianza, y, por supuesto, aprendimos muchísimo de lo que nos comentas.


Bueno, pues muchas veces le decimos a los hijos, ten cuidado con las redes sociales, te la pasas horas en redes sociales, es que como ya se te volvió una adicción, pero hay que analizarnos nosotros y darnos cuenta de que, el ejemplo es súper, pero súper importante, ¿no es así Carola?


CAROLA CASTELLANOS BOSCH: Pues sí, y por casa como andamos. O sea, como padres, revisar justamente qué estamos subiendo, para qué lo estamos subiendo, cuál es el objetivo, qué implicación va a tener en la vida de mi hijo, mi hija, en un futuro, porque bueno, como decían, ¿no? O sea, eso queda, entonces mi hijo va a crecer o mi hija va a crecer, y ahí van a permanecer esas exposiciones.


LETICIA CARBAJAL: Efectivamente. Ahora, ¿es lo mismo, Iván, por ejemplo, decir “yo nada más subo las fotos de mi hijo a Facebook, porque el Facebook es más familiar, el Twitter es más de trabajo, el Instagram”. Y, entonces como que cada quién le pone una connotación a cada red, y no, pues Facebook nada más es como para los mejores amigos. ¿Esto es real? O sea, ¿es lo mismo subir la Twitter, a Instagram, a TikTok, a Facebook y a todas?

 

IVÁN SÁNCHEZ: Creo que englobando todo lo que se ha hablado, al final es básicamente lo mismo, la connotación que nosotros le damos es personal, es social, de que “a esta la utilizan la gente que está más mayor, esto lo utilizan los chavos”, pero al final no es exclusivo, no hay un filtro de exclusividad, no hay nada que, justamente, confirme esa suposición.

 

Al final es lo mismo, habrá compañías con políticas distintas, habrá también que tengan algunos mecanismos más robustos que otras, eso seguramente existe, pero al final y conjuntando todo, es básicamente lo mismo.


LETICIA CARBAJAL: Efectivamente. Bueno, pues vamos a ver qué nos dicen ustedes en redes sociales, Anahí, y después nos vamos a una cápsula también bien interesante del Consejo Ciudadano.

ANAHÍ VÁZQUEZ: Está buenísimo porque tenemos esa herramienta disponible como usuarios, y esta pregunta específicamente que hace Mireya, dice: el diálogo abierto con los jóvenes es esencial para compartir información de lo que hacemos en redes sociales.


Esta conversación, perdóname, esta publicación generó una pregunta, dijo, sí, pero ¿cómo hablamos con los jóvenes? ¿Cómo se hace esta conversación sobre lo que publicamos y no publicamos? Porque aquí nos explica Ulises que su hijo siempre se enoja por todo, entonces ya no puede subir ni yo nada, entonces nos pregunta que cómo pueden entablar esa conversación.

Juan Francisco Meso dice: los adultos deben de respetar a los niños y pedir consentimiento para sus fotografías. Parece que no conocen los riesgos de exponer a los niños en las redes sociales. Hemos visto casos muy extremos y hay que tener madurez para utilizar las redes sociales, ser más conscientes.


Juan Francisco, muchas gracias. Vamos a ver esta herramienta, ya saben, el Consejo Ciudadano, para que ustedes puedan utilizarla y llamar cuando quieran.

 

SALVADOR GUERRERO CHIPRÉS, PRESIDENTE DEL CONSEJO CIUDADANO PARA LA SEGURIDAD Y JUSTICIA DE LA CIUDAD DE MÉXICO: A las madres y padres les gusta hablar de sus hijos, de sus hijas, usar fotos y videos, subirlas a redes sociales. Es normal, se trata de amar, mostrar ese amor, sentirse orgullosos, orgullosas y formar parte de una comunidad, pero en el espacio virtual esas historias las puede ver cualquier persona.


Por seguridad hay aspectos de la vida familiar que es mejor no revelar. Antes de compartir una imagen de tus hijos o hijas, puedes preguntarte lo siguiente, ¿para qué la comparto? Debe haber una buena razón, si no la hay, evítalo.

 

¿Te gustaría que tus padres compartieran una foto tuya en una situación similar? ¿Podría tu hijo avergonzarse de esa foto ahora o en el futuro? ¿Quieres que eso forme parte de su huella digital que alguien puede aprovechar? ¿Hay alguna persona que no deba de ver esa imagen?

La práctica de compartir en exceso información sobre los hijos y las hijas es muy importante. Compartir en exceso información sobre los hijos o hijas se conoce como "sharenting" y se realiza sin meditar las consecuencias o afectaciones. Por ello, al subir fotos o videos, evita situaciones vergonzosas o íntimas, no necesariamente están vinculadas. Exponer su escuela, revelar datos personales específicos.


Si necesitas orientación preventiva, jurídica o emocional, en el Consejo Ciudadano te la proporcionamos a través de la línea de seguridad o chat de confianza: 55 55 33 55 33. Es gratis, 24/7 desde la Ciudad de México para todo el país.


VOZ EN OFF: Evitar exponer a los niños a la mirada ajena es fundamental. Banco Interamericano de Desarrollo.

 

MARISA ESCRIBANO, CONDUCTORA: Muy buenos días. En la era digital, las redes sociales se han convertido en una parte integral de nuestras vidas. Compartimos momentos, pensamientos y experiencias con amigos y familiares a través de plataformas en línea.

 

Sin embargo, el uso indiscriminado de estas redes, especialmente al publicar fotos o información personal, puede exponer a nuestros hijos a diversos riesgos, exposición a extraños al publicar fotos y detalles personales. Nuestros hijos pueden atraer a personas desconocidas con intenciones maliciosas, pueden utilizar esta información para acosar, chantajear o incluso dañar físicamente a los niños.


El ciberacoso. La publicación de información personal puede abrir la puerta al ciberacoso, los acosadores pueden aprovecharse de las fotos o de las publicaciones para intimidar, humillar o difamar a nuestros hijos, y esto puede tener un impacto emocional y psicológico significativo en su bienestar.

 

Robo de identidad. La revelación de información personal en las redes sociales puede facilitar el robo de identidad. La cantidad de tiempo que pasamos en las redes sociales y sus implicaciones en nuestra vida son asuntos que merecen atención.


Según estudios recientes, la persona promedio pasa más de dos horas al día en las redes sociales, y esto equivale alrededor de cinco años y cuatro meses a lo largo de una vida. En el caso de los niños y de los adolescentes, pasar demasiado tiempo en las redes sociales puede interferir con su desarrollo social y emocional, y también puede afectar negativamente su rendimiento académico y su capacidad de concentración.

 

Por ello es importante educarlos sobre los peligros asociados y establecer límites claros en cuanto a la cantidad y el tipo de información que pueden compartir en línea. Además, como adultos responsables debemos ser conscientes de nuestro propio comportamiento y predicar con el ejemplo. Nos vemos la próxima semana.


ANAHÍ VÁZQUEZ, COLABORADORA: Le mandamos un fuerte abrazo a Marisa Escribano.

Pues ya estamos en este último bloque de Diálogos en Confianza. Es momento de compartir también sus dudas y comentarios para que los especialistas nos puedan ir ayudando a cerrar el programa.

 

Pero les voy a compartir especialmente este del fan del Club del Once, que le agradecemos siempre que está interactuando con nosotros, porque me parece una gran conclusión. “Una de las repercusiones que hay en los niños es que los padres crean una huella digital sin considerar que a los hijos les va a tocar esa gestión en un futuro. Esto puede tener repercusiones como ciberacoso, bullying u otros problemas psicológicos y emocionales cuando lleguen a la adolescencia y edad adulta. En el momento no lo pensamos, pero más adelante tendrá consecuencias esta decisión”.


Otro comentario que tenemos de Telesforo Gallito a través de Twitter dice: “Soy paranoico, la verdad, a mis familiares los exhorto a que publiquen las fotos de sus familias mucho menos y que no hagan de menores de edad.

 

Échenle un ojo a esta publicación”, y nos dejó el link, también por si alguien quiere echarle un ojito de algunas recomendaciones que se deben de tomar para no subir fotografías de menores de edad, y en caso de hacerlo, hace recomendaciones, como, por ejemplo, que no salga la cara, justo que no salga el uniforme escolar, etcétera. Entonces nos dejó ahí el link por si lo quieren ver a través de Twitter.


Una llamada de Gisela Delgado Dávalos dice: “Las madres de hoy no miden el peligro, ¿cuándo vamos a terminar de proteger a nuestros niños y adolescentes?

 

Esta sociedad no nos permite confiar en nada actualmente, hay que cuestionarnos todo”, nos dice Gisela Delgado. Y cierro con esta pregunta que ya les había compartido previo a la pausa de Mireya, que decía, bueno, Mireya ponía el comentario de: “El diálogo abierto con los jóvenes es esencial y compartir información fundamental y personal”. A lo que Ulises Medina respondía con una pregunta, “¿Cómo se hace esa conversación con nuestros hijos?, porque mi hijo se enoja cuando se publica”.


CAROLINA CASTELLANOS BOSCH, MAESTRA EN PSICOTERAPIA GESTAIT: Sí, yo creo que ahí lo ideal sería acercarse y hacer la pregunta directa: “hijo, ¿cómo te sientes con que yo suba fotos tuyas a las redes? ¿Quieres o no quieres?”, o sea, de una manera muy asertiva y directa. Y, respetar lo que el adolescente quiera.


LETICIA CARVAJAL, CONDUCTORA: De repente, como decíamos, quieres subir fotos de tu hijo, pero también a la vez le prohíbes que él suba información.


CAROLINA CASTELLANOS BOSCH: Algo que me quedé reflexionando de este programa es, finalmente, creo que somos dueños de nuestra propia imagen y ya, o sea, no toca subir fotos de nadie, ni de hijos, ni de amigas, ni de hermanos.

 

Porque me pongo a pensar, yo no quisiera que alguien más disponga de mi imagen, a su voluntad y, más con los niños y las niñas, no podemos acceder y creernos dueños de la imagen, y en los adolescentes preguntar directamente: “Me gustaría compartir esto, ¿cómo te sientes?”


LETICIA CARVAJAL: Claro, efectivamente. Y sí, muchas veces, muchas personas que nos ven en este momento podrán decir: entonces ¿qué voy a subir?, porque si me la paso subiendo cada hora cosas”.


CAROLINA CASTELLANOS BOSCH: Bueno, ahí toca quizás la reflexión: “para qué necesito estar constantemente compartiendo mi vida”, o sea, qué está pasando con la propia experiencia de mi vida, que solo parece que es válida si la ven los demás”. Entonces, “¿qué pasa con lo que yo estoy viviendo en el ahora?


LETICIA CARVAJAL: Así es. Y, bueno, Anahí tenemos un testimonio.


ANAHÍ VÁZQUEZ: Tenemos un testimonio, así como sus comentarios en digital. Me encantaría que vean, escucharan el testimonio de esta chica, de Julia, me parece que es súper interesante, porque regularmente escuchamos la voz de los adultos y de las personas más grandes, y creo que también es padre e interesante escuchar qué opinan los jóvenes que están ya empezando a publicar y a tener esta experiencia de plataformas digitales, y cómo lo está viviendo ella. Así que vamos a escucharla y ahorita regresamos.

JULIA GUZMÁN CHAVIRA, ESTUDIANTE: Me llamo Julia y tengo 13 años. Pues para mí es divertido, y creo que es una etapa de mi vida en la que yo, creo que es de las mejores, y pues el colegio y todo, y los amigos, pues me parece una etapa muy bonita.

 

A mí me enseñó que esta era mi mejor etapa, mi padre y mi madre, pero sobre todo, yo creo que mi prima Lucía, porque a veces me quejaba e intentaba ser más mayor de lo que yo realmente era, y me decía: “te vas a arrepentir, te vas a arrepentir”, y con el tiempo maduras y dices: “es verdad, tengo que vivir como soy ahora y no intentar ser más mayor u otra persona”.

A los 12 años les pedí que sí podía crearme cuentas y subir cosas. Ellos lo pensaron, entre los dos, lo hablaron, y me dijeron que sí, pero las condiciones eran dos: que yo mantuviera mis cuentas en privado y solamente aceptara los que eran mis amigos, los que conocía y nada de extraños y, que ellos me iban a seguir e iban a ver mi contenido, lo que yo subía.

 

Pero hace un tiempo, cuando yo empecé en esto de las redes sociales, una regla que me puso mi padre era que en mi foto de perfil no se me viera la cara. Y yo la acepté, porque no me voy a quejar, ya que me habían dejado.


Pero sí pensé, pues... pues, ¿por qué no? Es como la forma de identificar que esa es mi cuenta y para que la gente sepa que soy yo. Fue como, “¿por qué no?”, no lo entendía. Pero, pues eso es lo importante. Lo hablé con mis padres y me dijeron: “oye, porque esto, porque no cualquiera tiene que tener una foto de tu cara, tener tu imagen”. Con mis padres he tenido mucha suerte y me han dado reglas justas y, sobre todo, me han hecho entenderlas, que es lo más importante.


Yo sé que hay gente que se dedica a las redes sociales y su trabajo es eso, básicamente. Pero para mí es un entretenimiento, “ya terminé mis deberes, ya hice lo que tenía que hacer, pues ahora voy a hacer esto porque me apetece”.


LETICIA CARVAJAL: Muchísimas gracias. Gracias, Julia. Te mandamos un fuerte abrazo, un saludo. Y, bueno, pues sí, otro ejemplo de cómo hacer las cosas correctamente. Además, nos suena eso de que: “quería verme mayor”, y ya cuando llegas a esa edad dices: “no, quiero regresar”. Pues sí, tenía razón tu prima, Julia. Te mandamos un fuerte abrazo, un beso y gracias. Muchísimas, muchísimas gracias por darnos este testimonio tan importante.


Pues entonces, ¿con qué nos quedamos de este programa? ¿Cuál sería la conclusión? ¿Qué le decimos a todos los papás que nos están viendo, a los jóvenes también?, porque es bien peligroso también que ellos estén subiendo de esta forma tan desmedida.

 

CAROLINA CASTELLANOS BOSCH: Yo creo que es importante que, si mi hijo o mi hija es pequeño, esté muy consciente de los riesgos que conlleva subir una foto a las redes, que reflexione: “para qué lo estoy haciendo”, en la implicancia también que va a tener a futuro esta foto que se va a quedar como huella digital.

 

Si mis hijos o mis hijas son adolescentes, tener un diálogo abierto, como pasó con Julia, de: “¿cómo te sientes que yo comparta esta foto donde apareces?”, respetar lo que la niña o el niño diga, y a los adolescentes también explicarles muy claramente cuáles son los riesgos.

LETICIA CARVAJAL: ¿A qué edad sería como ustedes ideal?, yo entiendo, después de los 18, eso es lo ideal, porque ya se tiene conciencia. Pero en este mundo en el que vemos a bebés ya con la tablet y moviendo y esto, de repente también es muy complicado hacer entender a un adolescente, a un niño, que no puedes tener redes sociales, ¿qué edad sería como algo que podrías negociar?



CAROLINA CASTELLANOS BOSCH: Yo creo que a partir de los 13-14, como está planteado con Julia. Creo que también tiene mucho que ver con el niño o la niña, el nivel de madurez que tenga para poder entender los riesgos que implican y, cuáles pueden ser las medidas de seguridad que puede tomar para no exponerse, no exponer a hermanos, no exponer a la familia, sobre todo en un mundo con tanta inseguridad y con tanto acceso a la imagen.


LETICIA CARVAJAL: Escuchamos a Julia que decía: “mis papás me pusieron la condición de que ellos me van a seguir, van a ser mis amigos, y entonces van a ver lo que estoy publicando”. Pero esto tampoco te da tanta seguridad, porque, pues existen los mensajes privados.

DESIREE SOLÍS MORENO, ASESORA, COORDINADORA GENERAL DE POLÍTICA DEL USUARIO DEL INSTITUTO FEDERAL DE TELECOMUNICACIONES: Claro, claro, así es.


CAROLINA CASTELLANOS BOSCH: Creo que tiene que ver la educación, o sea, primero el diálogo que yo establezco con mi hijo, con mi hija, ese canal de confianza en donde yo pueda confiar y tenga la apertura, mi hijo o mi hija, de venir conmigo si hay algo extraño, y es que es complicado, porque también en un punto hay que plantearse cuándo soltarlos.


LETICIA CARVAJAL: Efectivamente, ese es el detalle. Yo tenía una prima que decía: “bueno, sí abrió sus redes sociales mi hijo, pero yo tengo sus claves, entonces yo también puedo leer sus mensajes directos”, y que eso le incomoda mucho al niño, porque decía: “es que cómo, yo me quiero escribir con mi amiguito y, por qué tienes que estar leyendo todas estas conversaciones”.

CAROLINA CASTELLANOS BOSCH: Quizás es la condición para asegurarme de que mi hijo o mi hija está tomando sabias decisiones.


DESIREE SOLÍS MORENO: Claro. Sí. Pues a mí me gustaría que la audiencia se quede con tres mensajes. El primero es que no hay una garantía. En cuanto tú subes algo a las redes, siempre, siempre va a haber un riesgo, aunque tengas todas las medidas, los candados, la privacidad, etcétera, siempre va a haber un riesgo. Entonces, es algo que nosotros no podemos contener y que está fuera de nuestro control.


Dos, si van a hacer ya el uso y subir fotos de menores de edad, bueno, tener siempre en cuenta que no tienen que publicar datos que los hagan identificables, ya sea geográfica o personalmente. Es decir, no fotos de ubicaciones, no fotos de uniformes escolares, que si de la clase del karate, por supuesto nada de datos personales, como credencial de la escuela, visas, pasaportes, el ticket del abordaje del avión, recetas médicas, “mi hijito se enfermó, pobrecito, subo la receta”.

 

Nada de datos personales, por supuesto, nada de situaciones íntimas o embarazosas, nada de poca ropa, o sea, desnudos, trajes de baño, que si el pechito descubierto, que si solo en pañal.

Hay que tener en cuenta que hay estudios y estadísticas que reflejan que mucho del contenido pedófilo ni siquiera es explícito, son fotos de niños con ropa en situaciones normales, comiendo, durmiendo, entonces por ahí leí una estadística, que el 72% del material de personas pedófilas es material de fotos de internet, que no son explícitas. Entonces, aunque nosotros veamos con ojos inocentes estas fotografías, es un riesgo.


Y, tercera, nosotros como padres no podemos poner un control si nosotros no estamos alfabetizados en esta materia. Si yo no sé manejar las redes, ¡¿cómo le voy a enseñar a usar las redes de manera segura a mis hijos?! Entonces, primeramente, yo tengo que saber usarlas para yo, a su vez, poder transmitir esa navegación segura en los hijos.

 

Y, para eso el Instituto Federal de Telecomunicaciones tiene un Programa de Alfabetización Anual. En este programa se dan muchos talleres, cursos, se dan charlas de ciberseguridad, se enseñan los derechos de los usuarios, e incluso, tenemos una aplicación que se llama Mi IFT, ahí hay más de 20 herramientas que te ayudan a saber utilizar los servicios de telecomunicaciones, cómo navegar de manera segura. Y, también acabamos de lanzar justo este programa, van a ser cursos de “Habilidades digitales para adultos mayores”.


ANAHÍ VÁZQUEZ: ¡Está increíble!


DESIREE SOLÍS MORENO: Está del 19 de septiembre a noviembre, y les van a enseñar a usar el teléfono, incluso a usar TikTok, a usar computadoras. Entonces, estos cursos son de manera gratuita.

 

Por favor, inscríbanse. Están de manera presencial, están de manera en línea. Entonces, pues, para yo poder enseñar, pues tengo que aprender. Entonces, estén súper atentos a las redes sociales del instituto. Tenemos nuestra página, el Facebook, el Instagram, y ahí viene toda la información de estos cursos. Y, pues, también están nuestros teléfonos, pero estamos a la disposición. Y, pues, muchas gracias.


LETICIA CARVAJAL: ¿Cuáles son los teléfonos a dónde se podrían comunicar?


DESIREE SOLÍS MORENO: Es el 5015-4000, y ahí les manda el conmutador. Nuestro directorio también es público, si ya saben específicamente el área. Pero bueno, ustedes marcando el 5015-4000, ahí les contesta el conmutador y piden la asesoría y ya ellos los van a mandar.


LETICIA CARVAJAL: Perfecto. Entonces, para adultos mayores, yo voy a escribir a mi papá. Oye, a ver, ¿todos los datos los encontramos en la página del IFT?



DESIREE SOLÍS MORENO: Así es.


LETICIA CARVAJAL: OK.


DESIREE SOLÍS MORENO: Así es.


LETICIA CARVAJAL: Entonces, ahí ya. Y ¿me puedes repetir el nombre del curso?


DESIREE SOLÍS MORENO: Sí, “Habilidades digitales para adultos mayores”.


LETICIA CARVAJAL: Ahí lo tiene usted, qué interesante. Bueno, también toda esta información la vamos a pedir, por supuesto, y la vamos a subir a las redes sociales de Diálogos en Confianza para que estén muy, muy pendientes y participen, porque cuántos adultos mayores no saben utilizar estas redes sociales, y la usan así y es cuando ponen sin quererlo, obviamente, en riesgo a la familia. Así que vamos a estar muy, pero muy pendientes de este curso. Iván, ¿con qué nos quedamos? ¿Qué le decimos a todas las personas que nos están viendo?


IVÁN SÁNCHEZ, CONSULTOR DE CIBERSEGURIDAD Y REDES SOCIALES: Pues complementando también lo que ya comentaron, nosotros lo vemos desde un punto de vista como usuario.

 

Colocar mis políticas de privacidad, a quién o cuáles va a ser el alcance, pero también hay que tener en cuenta que, al final de cuentas es un servicio, es un servicio que estamos consumiendo de un tercero, y dicho tercero en algún momento puede llegar a sufrir algún incidente que comprometa, no nada más la información, sino la información de miles de personas que se vean afectadas.


Entonces, tenemos que considerar estos riesgos de utilizar las plataformas de terceros, saber que esto es una realidad, y al final, también existen todos estos mecanismos tecnológicos, obviamente todo va encaminado a disminuir o intentar mitigar estos riesgos, pero al final siempre van a existir.

 

Yo creo que lo más importante es basar el diálogo conforme al respeto. Hay una anécdota muy interesante que sucedió, justamente en instalaciones de la ESIME Culhuacán lleva a cabo un congreso de ciberseguridad anual, que es por ahí de octubre.


El año pasado estuve ahí con unos amigos, unas colegas, un niñito se nos acercó, yo creo que tenía unos 7-10 años por mucho, y eso va enfocado a la edad. Entonces, tenía unos 7 o 10 años, nos preguntó algunas cosas sobre lo que nosotros hicimos en ese momento, le interesó, y al final nos dijo: “pueden tomarse una foto con nosotros”, dijimos, perdón, “¿puedo tomar una foto con ustedes?” y todos aceptamos, eso es muy común, que te digan: ¿puedo tomarme una foto?”



Lo extraordinario para mí llega después, ¿no?, dice, se acerca con todos y nos dice: “¿a alguien le molesta si yo puedo poner esta foto en la red social?”, creo de su papá o algo por el estilo mencionó, y todos así de, “wow”, es increíble que ya tenga, a esa edad tenga esa conciencia de respetar la privacidad, no solo de sus papás, no de sus familiares, sino de unos completos desconocidos que hablaron con él por unos momentos y se tomó ese tiempo de hacerlo.

Entonces, sí existen, tenemos estos controles tecnológicos que van encaminados a poder mitigar, pero también la parte humana, la parte de educación, de respeto, de diálogo, es la que tiene que estar bastante presente.

 

Al final los riesgos existen. No solo pongo en riesgo, digo, ya son escenarios complicados, son escenarios ya muy particulares, pero bueno, en cuanto a la seguridad ofensiva suele suceder que mientras más información tengas de tu objetivo es mejor.

 

Las fotografías revelan justamente eso. Escuelas, dónde viven, hábitos, qué están haciendo, a dónde viajaron, si tienen la posibilidad de viajar, hay veces que, incluso, buscamos post-its en fotografías para ver qué escriben en esos post-its.


LETICIA CARVAJAL: Claro, cuántas veces ampliamos la foto a ver qué hay detrás.


IVÁN SÁNCHEZ: Es correcto. Entonces, no solo nos exponemos a esta parte como de incomodidad de parte de los hijos, sino nosotros exponemos nuestra propia integridad hacia un objetivo ya muy particular. Entonces, son muchas aristas que bueno que se están tratando aquí.


LETICIA CARVAJAL: Muchísimas gracias. Gracias y gracias también a todas las personas que nos vieron a través de la señal del Once. También nos han estado preguntando, y si por algo no vieron completo el programa no se preocupen, porque en la aplicación de Once + se queda guardada ahí, se queda guardado el programa, por supuesto, y todo el contenido del Once, así que los invitamos a bajar nuestra aplicación completamente gratuita, miren, yo ya lo tengo aquí, entonces yo abro aquí mi aplicación de Once +, miren, le voy a poner de editor, y ahí lo puede ver, le voy a dar en vivo, miren, ahí tiene usted la aplicación, ahí tiene usted todos los programas que hay, y además le da en vivo, y le da play, y ahí estamos.


Así que es muy fácil, es completamente gratuita, puede ver series, puede ver noticias, puede ver las series que pasaron ya hace años en el Once, y que han sido muy famosas y que han tenido muchísimo éxito, bueno, pues usted las puede seguir viendo en nuestra aplicación. Recuerden que el Once va contigo. Así que lo invitamos a que la baje. Anahí, cerramos con comentarios.

ANAHÍ VÁZQUEZ: Voy a leer esta llamada que tenemos de Virginia Marta Sánchez, siempre se agradece este tipo de felicitaciones. Nos dice Virginia: “Felicito este tema, gracias por brindar estas recomendaciones para los adultos. Me impresiona la sabiduría que tenían nuestros antepasados, porque la maldad siempre ha existido. Ellos nos prohibían regalar hasta una foto, ahora solo suben fotos para exponer su vida o sentir aprobación. ¿Será realmente su objetivo o solamente sería elevar su ego?”


Y, también teníamos otro comentario acá por Facebook, que quiero que también lo lean los especialistas para que conozcan el impacto. Glory Marzán dice: “Muchas gracias, hoy tomo conciencia y ya no voy a subir tantas fotos y, en caso de que suba, voy a preguntarle a las demás personas si quieren aparecer en la fotografía”.

 

Glory Marzán, pues son actividades que espero la retomen todas las personas que nos vieron. Y, también vi que varios de ustedes compartieron o arrobaron o etiquetaron a sus amigos para que vean y compartan este programa.


Yo sé que muchas veces en nuestra cotidianidad es complicado, complejo, quedarnos a ver un video, que es el programa de Diálogos en Confianza un poco extenso, importante pero extenso. También estamos en Spotify.

 

Esto ya parece comercial, mi querida Lety, pero es que muy poca gente sabe que tenemos una exposición, alta exposición en diferentes plataformas, con diferentes formatos, para que se pueda adecuar a su estilo de vida y puedan disfrutar de este programa cuando ustedes gusten.

LETICIA CARVAJAL: Así que no hay pretexto para compartir, para ver este programa. Y, de verdad, yo siento que es un programa que nos enseña muchísimo y, que, sí te puede cambiar muchas veces la forma de pensar y definitivamente la vida. Oiga, gracias por acompañarnos. Lo invitamos a ver, ¿mañana vas a estar Anahí?


ANAHÍ VÁZQUEZ: Voy a estar mañana y quiero compartirles un poco la temática, porque ustedes ya saben que martes es de familia, miércoles es de saber vivir, y va a ser un programa extraordinario de ¿mujeres emocionales y los hombres racionales? Yo les dejo ahí la pregunta para que ustedes vayan respondiendo en redes sociales. Pero bueno, es muy interesante los estereotipos en los que hemos crecido como sociedad al ser mujer y al ser hombre. Así que les esperamos mañana, mi querida Lety.


LETICIA CARVAJAL: Así es, estaremos muy pendientes. Gracias por acompañarnos. Lo invitamos a que continúe en el Once.

 Fecha de la Entrevista: 29 August 2023

Documentos para descargar

Escuchar entrevista

Temas relacionados

Compartir

2024 Instituto Federal de Telecomunicaciones - Algunos Derechos Reservados